Nació bajo el nombre de María Alejandra Herrera Ordenes, pero María siempre le pareció rígido. Prefirió la libertad de Alejandra. Así pudo deslizarse entre ambas, dependiendo de cuan flexible quisiera ser en cada lugar. Psicopedagoga, se especializó en Neurociencias aplicadas a la educación, comenzando a formarse en la educación no sexista. Fue parte de REDOFEM (Red de docentes feministas). Las actividades de aprendizaje que planificaba buscaban desterrar estereotipos rígidos de género, que perpetúan la inequidad y violencia en todas sus formas. Comprendió que la educación es el espacio político para generar cambios en las estructuras del sistema patriarcal. Y así, después de 40 años, nació “Apto para señoritas”, invitación a repensarnos desde y hacia nosotras. Decidir en libertad nuestros caminos y que nadie nos diga cómo recorrerlos.

Menú